Loading

Configurador AODD

Configurador AODD

Bomba autocebante

12 febrero 2019

Comenzamos definiendo el concepto de autocebado.

En hidráulica, el término autocebado se asocia a menudo con las bombas hidráulicas, para indicar su capacidad de aspirar el aire presente en las tuberías y extraer y mover el fluido desde alturas que en cualquier caso no superan nunca los 6 metros.

En la práctica, la bomba debe llenarse previamente con el fluido en cuestión a través de una pequeña puerta ubicada en el cuerpo de la bomba (la cámara en la que se encuentra el impulsor), una vez activada, la bomba provoca una turbulencia que permite que el fluido suba y «limpie» las tuberías del aire.

Existen diferentes métodos para inducir este proceso de cebado; el más común es crear un depósito paralelo a la línea de servicio, con un volumen igual o mayor que la cantidad de líquido necesario para llenar el tubo de aspiración, e insertar una válvula sin retorno antes de la bomba, para no repetir esta operación cada vez que vuelva a ponerse en marcha la máquina.

Al describir el concepto de autocebado hemos hecho referencia deliberadamente a las máquinas centrífugas, sin embargo existen diferentes tipos de bombas que pueden asociarse con este término, específicamente las bombas volumétricas (de membrana, peristálticas, de lóbulos, etc.).

Debem ofrece una gama de bombas volumétricas de doble membrana que funcionan completamente con aire comprimido.

El funcionamiento de las líneas de bombas Cubic y Boxer hace que el depósito paralelo a la bomba resulte superfluo.

A continuación se describe brevemente el funcionamiento de las bombas de la gama Boxer, que demuestra sus ventajas en comparación con las electrobombas normales.

El aire de alimentación fluye constantemente dentro de la bomba (entrada A), activando así el proceso de bombeo.

Situación 1: la membrana se «retrae» (imagen izquierda) creando vacío, la bola en aspiración se eleva debido al efecto de succión del fluido y permite que este llene la cámara (también de aire, al encender la bomba).

Situación 2: la membrana se «hincha» (imagen derecha) y empuja el líquido fuera de la bomba, elevando la bola en impulsión y, al mismo tiempo, presionando la bola en aspiración hacia abajo, cerrando el paso.

Este tipo de funcionamiento permite aspirar el fluido incluso cuando la bomba no está vacía, aprovechando el movimiento de las bolas que se utilizan como válvulas sin retorno (aunque no lo sean, ya que no siempre permiten un sellado estanco y duradero) para crear el vacío dentro de la tubería de aspiración.

Todo esto no difiere en el fin respecto a una bomba centrífuga normal, exceptuando el hecho de que las membranas han sido diseñadas y construidas para resistir la tensión mecánica en el proceso de autocebado siempre que sea necesario (incluso sin depósito).

Comparte el post:

Solicita información








Quiero suscribirme a vuestra newsletter
Todos los campos marcados con asterisco (*) son obligatorios