Loading

Configurador AODD

Configurador AODD
 

Bombas para biodiésel

El biodiésel es la única fuente de energía renovable en forma líquida efectivamente disponible en el mercado. El biodiésel es seguro de almacenar y manejar, es biodegradable, no es tóxico y es el primero y único carburante alternativo, reconocido por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA).

El biodiésel es una de las herramientas de la Comunidad Europea para el abastecimiento energético y para alcanzar los objetivos establecidos por el protocolo de Kioto. El biodiésel es definido por las especificaciones internacionales CEN con la sigla FAME (Fatty Acid Methyl Esters) con las dos diferentes características de combustible para uso tracción (UNI EN 14214-2004) y calefacción (UNI EN 14213-2004).

La producción italiana de biodiésel está en constante aumento y ya ha superado las 400.000 toneladas anuales frente a una producción europea de unos tres millones de toneladas anuales.

El biodiésel es una energía que puede contribuir desde ya a solucionar los problemas de contaminación local; gracias a la presencia de oxígeno en su molécula (aproximadamente el 11%), la combustión es mejor, no contiene hidrocarburos policíclicos aromáticos, no contiene azufre y permite una reducción de los contaminantes y de la peligrosidad de las emisiones.

De un estudio sobre el motor diésel alimentado con biodiésel del Health and Safety Institute (órgano Sanitario Gubernativo Británico equivalente al Instituto Nacional de Salud) resulta que las partículas finas (PM10) se reducen en un 58% con una reducción del 76% de la parte más nociva, el hollín (soot), por ser más absorbible durante la respiración y también de la que no se puede reducir mediante los sistemas catalíticos de reducción Estos datos están en línea con los resultados arrojados por los estudios estadounidenses validados por la EPA (Agencia de Protección Ambiental).

¿Cómo se produce? Se obtiene del prensado de semillas oleaginosas de colza, soja, girasol y por una reacción llamada de transesterificación que determina la sustitución de los componentes alcohólicos de origen (glicerol) con alcohol metílico (metanol).

Resumen de las aplicaciones:
– Producción y almacenaje de biodiésel